Desventajas de dejar un coche a la intemperie

El hecho de dejar un coche a la intemperie puede traer consigo factores que pueden llegar a convertirse en auténticos quebraderos de cabeza e incluso costar más dinero del que imaginamos. Dejar el coche en un parking en Gran Vía Logroño es una de las mejores alternativas para que a tu coche no le pase nada de lo que vamos a hablar en este artículo.

Problemas que tiene dejar el coche en la calle

Uno de los principales problemas que hay es que el coche puede recibir algún arañazo, una abolladura o que alguien tire un cigarro desde la ventana y éste queme parte de la pintura. Otro punto a tener en cuenta son los excrementos de las aves, que si no se quitan rápido, el ácido clorhídrico puede quemar la pintura del coche.

Dejar el coche en un parking siempre será mucho más seguro contra los amigos de lo ajeno. Estadísticamente apenas hay robos en los parkings y mucho menos si éstos se encuentran vigilados, tanto por personal físico como por cámaras que controlen todas las secciones del aparcamiento.

Durante el invierno, las bajas temperaturas pueden provocar daños en diferentes partes del coche, como por ejemplo la batería, pero también pueden congelarse los líquidos y perder efectividad. Líquido de frenos, refrigerante, agua, etc.

Los neumáticos también pueden verse afectados por la temperatura. ¿Sabías que los neumáticos que no son de invierno, pierden sus propiedades cuando la temperatura baja de los 7 grados? Así es, pierden flexibilidad, agarre y resistencia, lo que pone en peligro a quienes van en el vehículo dado que son la última parte que une al coche con el pavimento.